Mis poemas

Masai Boma

Las mujeres masai
son redoble de tambores
avisando al mundo
que las primeras luces
alumbran Tanzania.
Golpean sus pasos, sus caderas,
sus hombros, sus manos,
sus lenguas.
Entregadas al sustento,
vienen de cerca o lejos
a recoger la sed en la fuente;
el peso no las quiebra
son acacias aferrándose
al beso de la sabana.
Ordeñan y cuidan el ganado;
economistas de la vida
sacan partido a cada animal,
dan de comer a los hombres,
si alcanza, a los niños.
Excrementos cazan
ofreciendo combustible y colchón,
tejen pulseras y collares
luciendo coloridas para los turistas.

El sudor es su perfume,
la sombra acaricia solo a los elegidos.
El silencio de la mujer ébano
es un cuerpo

Poema publicado en el Fanzine Manifiesto Azul 23, del Colectivo Ilustrado

Mater

Mater…
En mis sueños hoy te veo.
Sigo tus pasos vigilante,
con la expectativa
de que no te esfumes.
Veo la chispa de tus ojos
y esa sonrisa radiante,
que tanto anhelo.
Mater…
Hoy, soy hija con manos vacías
y corazón repleto de amor de madre.

Mater…
Pienso en las madres con manos vacías;
esas mujeres que se sienten madre,
pero que no ven sus cuerpos cambiar,
que nunca reciben su título,
ni las ganancias.
Esas,
que acunaron el sueño de abrigar
un bebé en sus brazos
y el capricho de la naturaleza,
no les concedió su antojo.

Esas,
a las que la respiración
se les cortó tan pronto,
como la muerte llamó a su puerta.
Esas madres vecinas
que atesoran en su retina
los rostros de esos hijos,
que encuentran su morada
en las profundidades del océano.

Mater…
Hoy pienso en esas mujeres
a las que la maternidad les pesa
y cuyo nuevo rol,
a la depresión arrastra.
Las que tienen un ego protagonista,
cuyos destellos,
el brillo de su hijo apaga.
Mater…
Hay madres de cuidados y desvelos
y, también,
de ignorancia o maltrato.
Amor ausente
o invasivo,
el que abraza,
pero asfixia.

Mater…
Mi corazón de madre late
al son del reloj de los días,
en los que yo aprendo a quererlo
y a quererme.
Siento el poder en mi pelvis,
siento el origen de la vida.

Mater…
Eres el sol brillante y calentito
que seca las ropas húmedas
y calienta un cuerpo frío.
Eres agua que limpia heridas
y depura asperezas,
que con su fuerza moldea
el terreno al pasar.
Se filtra por los rincones
y nos descubre maravillas escondidas.

Eres ese abrazo de la luna
que embriaga con su magia el ambiente
y te susurra en sueños
tus dones.
Eres el fuego en el que cobijarte
y quemar los infortunios.
Ese viento que con su soplido
las cenizas esparce,
llevándose el polvo del dolor
y de los límites.

Mater…
Eres ese corazón
que late siempre entregado,
que con aciertos y errores
siempre te sonríe.

Mater…
Abuela, nieta, hija.
Mater…
Nido, manta, chaqueta.
Cuchara, gafas, vela.
Camino, jabón, tetas.
Soplo en la herida,
mano fuerte,
ojo vigilante.
Margarita, perfume, pasillo.
Feminidad, roble, tribu.

Mater…
Payasa, cocinera, limpiadora.
Maestra, pastelera, cazadora.
Contadora de cuentos,
tejedora de sueños,
capitana del barco.

Mater…
Sufridora, lealtad, vínculo.

Mater…
Risa, grito, quejido.
Consejo, llanto, experiencia.
Silencio.

Mater…
La segunda, la tercera, la última.

Detrás.
Al lado.
Contigo.

Pinceladas de Inspiración. Poemas Ilustrados

Suspiro

Abro mis pulmones
para recibir el aire
que alimenta mi cuerpo.
Mis ojos se entrecierran
con la intención
de preservar intacta
la llegada
de un momento importante.
Mi vientre se hincha
y el diafragma se contrae,
permitiendo que el oxígeno,
todos los rincones bañe.
La energía se mueve sutil,
abrigando y alumbrando
todos los recovecos.
Movimiento lento,
profundo,
constante,
que invita a la calma
y a la suavidad del abrazo interno.
En mis adentros
el bienestar se cuece sosegadamente.
Libero el aire
ya agotado,
que se abre camino sigilosamente
en forma
de tímido jadeo.

Suspiro.

Te cuento una historia
que tú no escuchas.
Te susurro un titular
que resume la experiencia

Te cuento una historia
que tú no escuchas.
Te susurro un titular
que resume la experiencia
con pocas palabras:
«Todo va a ir bien».

Suspiro.

Grito interior que exhalo,
amortiguado,
por la tranquilidad y la paciencia
que me augura
tiempos mejores
y que disuelve con suavidad
el nudo que me aprieta.
Se expande el alma
y la sonrisa llega,
como una brisa que me refresca.

Suspiro.

Sfffff.
Ahhh.
Alivio,
ánimo renovado,
que me permite
seguir danzando la

VIDA.

Pinceladas de Inspiración. Poemas Ilustrados